viernes, octubre 3, 2014

Para garantizar la seguridad alimentaria hasta el año 2020 deberán producirse cada año más de 780 millones de toneladas de arroz en el mundo, que implican un incremento en torno al 30% respecto a los niveles actuales.

Los pequeños arroceros desempeñan un papel primordial en el proceso de producción de este importante cultivo básico.
El Arroz: Alimento para el mundo

Los pequeños arroceros desempeñan un papel primordial en el proceso de producción de este importante cultivo básico. No obstante, la mayoría cultiva sus pequeños campos con métodos tradicionales que suelen demandar mucha mano de obra y rendir escasos beneficios.   

Bayer cree que la clave para mejorar esta situación reside en un enfoque innovador y sostenible.  Con esta finalidad, la compañía ha desarrollado diversos programas. Se trata de iniciativas concebidas para hacer un uso efectivo de tecnologías actuales, como los innovadores productos fitosanitarios y métodos de cultivo para proteger las semillas y las cosechas. Así Bayer contribuye a superar los desafíos del siglo XXI como las sequías, la despoblación rural, la escasez de fertilizantes o la necesidad de observar los principios de sostenibilidad en la agricultura. 

Los agricultores pueden lograr resultados muy diversos en función de los métodos que usen.  Por ejemplo, los productores de arroz normalmente inundan sus campos para impedir el crecimiento de malezas y eliminar las plagas del suelo.  Esto tiene sentido, pero la fermentación en las aguas estancadas produce grandes cantidades de metano que afectan al clima.  Una simple medida puede ponerle remedio: si los agricultores utilizan semillas de arroz pregerminada, no necesitará tanta agua y reducirán las emisiones alrededor de un 30%. Una producción de arroz mejorada suele demandar también menos mano de obra: para trasplantar las plántulas de una hectárea de tierra, se necesitan hasta 30 trabajadores durante una jornada, en tanto que la misma superficie puede ser cubierta por dos trabajadores si se siembran los granos por el método de siembra directa.  Un ahorro en mano de obra de esta envergadura puede ser cada vez más importante: en las zonas rurales de Asia, la mano de obra está disminuyendo de manera constante debido a la migración a las áreas urbanizadas de las ciudades.  Además, la semilla de arroz pretratada no solo ahorra a los agricultores mucho trabajo por los tratamientos insecticidas correspondientes, sino que reduce hasta en un 50% la cantidad total de semilla necesaria.
Copyright © Bayer CropScience