sábado, enero 10, 2015

En estrecho contacto con las fibras

El algodón es una materia prima muy codiciada, aunque su cultivo no resulta fácil.

Por eso, Bayer ayuda a los agricultores de todo el mundo a conseguir una mayor sustentabilidad gracias a sus variedades adaptadas y a sus iniciativas
Algodon

Sentimos ese tejido todos los días en contacto con nuestra piel: en las camisetas, jeans o polos fabricados de algodón.  La fibra natural es muy apreciada gracias a sus características: un tejido suave, transpirable, de tacto agradable. Sin embargo, la diversidad de los productos de algodón trasciende la moda: los fabricantes de tejidos para el hogar y de los sectores del papel y del embalaje también cuentan con esta fibra natural.  Incluso la industria automovilística utiliza algodón como componente ecológico de sus plásticos reforzados con fibra. 

La demanda de esas fibras procedentes de las semillas que crecen en cápsulas de algodón es enorme en todo el mundo.  En la temporada 2014/14, la producción mundial se acerca probablemente a los 26 millones de toneladas, según los cálculos de la Bolsa del Algodón de Bremen reflejados en su último informe sobre este tejido. “El algodón sigue siendo una codiciada material prima de la industria textil, pese a la competencia de las fibras sintéticas” señala Fritz Grobien, presidente de la Bolsa de Algodón de Bremen. 

Las fibras finas y largas como las de las algodón Pima son buenas para los tejidos de alta calidad y precio, mientras que las fibras más cortas resultan más adecuadas para tejidos más resistentes. Para poder ofrecer un espectro de aplicación lo más amplio posible, establecimos en los EEUU dos líneas de productos dirigidos a distintos usos (explica Friedhelm Hanke, responsable global del cultivo de arroz, en Bayer). la variedad FiberMax® produce fibras con longitudes entre media y larga que se dirigen a la producción de tejidos de alta calidad como las camisas polo, mientras que la segunda marca de algodón de Bayer, denominada Stoneville®, proporciona una fibra más robusta que se utiliza por ejemplo en los jeans. 

Progreso para las fibras

“Hay muchos métodos para mejorar la cosecha y la calidad de la fibra de las plantas de algodón”, reconoce Hanke, por eso trabajamos sobre una base amplia: desde el desarrollo de semillas de alta calidad (con métodos de mejoramiento convencionales o biotecnológicos), pasando por los agentes de tratamiento de semillas y los reguladores de crecimiento vegetal, hasta la protección fitosanitaria y las ayudas a la cosecha, que son indispensables para que esta se haga de manera automatizada y eficiente.  La clave esté en aumentar la eficiencia. En el futuro, el agricultor deberá ser capaz de generar mayores cosechas en la misma superficie porque una cosa está clara: la superficie de cultivo apenas va aumentar.  Según el informe sobre el algodón de Bremen, en el 2013 / 2014 la superficie de cultivo se redujo incluso en comparación con la temporada anterior en cerca de un millón de hectáreas, quedándose en los 32,8 millones actuales.

 

El algodón necesita mucho sol y agua para crecer.  Las variedades resistentes al estrés y a la sequía tienen por ello, una gran demanda, al permitir que el cultivo del algodón sea más sustentable.  Además, las plantas son muy atractivas para numerosos insectos plagas como gusanos de la cápsula, las mosca blanca, los pulgones y los thrips, entre otros. Y los rendimientos y la calidad de las fibras se resienten si las condiciones de crecimiento no son las ideales. Por eso, la contribución de las plantas resistentes a las plagas es significativa al permitir reducir el uso de productos fitosanitarios. Este es precisamente el objetivo de la innovadora tecnología TwinLink® de Bayer: los especialistas del algodón introdujeron dos genes Bt en las variedades de alto rendimiento FiberMax® y Stoneville® para que las plantas no solo estuvieran protegidas contra los voraces insectos plaga, sino que también las primeras plantas del algodón tolerantes a dos ingredientes activos herbicidas.  Los agricultores que están cultivando estas nuevas variedades, pueden ahora elegir flexiblemente entre ambos herbicidas y optar por la solución que mejor se adapte a su zona. Este planteamiento mejora el manejo de las malezas y previene la formación de resistencias.

Copyright © Bayer CropScience