jueves, agosto 6, 2015

Tratamiento de Semillas: Soluciones Integradas

Calidad de Confianza

La tecnología de aplicación de semillas ha llegado muy lejos. Actualmente, los mejoradores, los tratadores de semillas y los agricultores de todo el mundo aprecian enormemente las soluciones globales, que ofrecen desde productos y recubrimientos hasta equipos y servicios.

Antes incluso de atisbar el primer rayo de luz, las plántulas de los cultivos se hallan ya en peligro: plagas como los nematodos y los gusanos (tortuguillas) de la raíz poseen un apetito desenfrenado hacia los suculentos brotes, y enfermedades fúngicas como el tizón o el moho de la nieve constituyen también una amenaza. No obstante, los productos especializados aplicados directamente a la superficie de la semilla pueden protegerla con gran efectividad de diversas plagas y micosis. «En un fase temprana del crecimiento, resulta vital que la protección sea eficaz tanto en términos de vigor genético, como de protección general de la semilla», explica Harry Brokish, que dirige en Illinois el departamento de Desarrollo de Productos de AgReliant Genetics, la tercera compañía cerealista más importante de los Estados Unidos. Depositar las sustancias activas en la semilla brinda a la planta una protección específica y reduce el área tratada en comparación con los métodos de pulverización tradicionales o la aplicación de gránulos. El tratamiento de semillas ofrece sobre todo valores añadidos: impulsa el crecimiento temprano de la planta, mejora su vigor y protege las raíces. Así, un tratamiento de semillas apropiado reduce el impacto medioambiental y sienta las bases del éxito económico del agricultor.

De hecho, los ingredientes activos y las innovadoras formulaciones de producto son solo una parte de la ecuación. «El mejor producto para tratamiento de semillas resultaría inútil si no pudiéramos aplicarlo a la semilla», dice Martin Gruss, responsable global de SeedGrowth Products de Bayer CropScience. Para que un producto sea valioso para el agricultor, es preciso aplicarlo perfectamente a cada semilla. «Aquí es donde entran en juego nuestros equipos.» Además de ofrecer equipamiento a todos los segmentos de aplicación de semillas (industrial, mercado descendente, in-situ y móvil) y en todos los niveles de sofisticación tecnológica (desde los más avanzados sistemas computerizados a las máquinas más básicas), Bayer CropScience dispone también de equipamiento de aplicación para todos los cultivos importantes. De hecho, Bayer es la única compañía fitosanitaria que fabrica productos para el tratamiento de semillas y el equipamiento necesario para su aplicación, y ofrece además los recubrimientos apropiados.

Europa y los EE. UU. son tradicionalmente las regiones que poseen la cartera de equipamientos más completa. No obstante, en los últimos años asistimos a una rápida expansión en China, Sudáfrica y América Latina.     

Uno de los últimos ejemplos lo tenemos en la zona central de Brasil: «Invertimos intensamente en nuestro equipamiento para tratamiento industrial de semillas–, explica Luis Eduardo Gomes, jefe de producción de Sementes Goiás en Rio Verde–. Y fuimos la primera empresa del país en recibir de Bayer las máquinas de calidad industrial más modernas», añade orgulloso. Las instalaciones de la empresa han vivido una rápida ampliación en varios y cortos periodos de tiempo y hoy pueden presumir de su moderna maquinaria e infraestructura. Sementes Goiás está centrada en semillas de soja y abastece a casi 730 explotaciones agrícolas de la región con semillas de alta calidad. «Nuestro proceso de producción se inicia en los campos y se extiende hasta el empaquetado de las semillas», explica Gomes. La empresa dispone de un laboratorio in situ que toma muestras de campo y especifica el día exacto de cosecha según los resultados. Tras la limpieza y el tratamiento, el producto de alta calidad se almacena en enormes recintos refrigerados capaces de almacenar hasta 40.000 toneladas. Los agricultores pueden elegir entre bolsas de 40 kilogramos y sacas grandes de 1000 kilos. Solo en la temporada de 2014, la empresa produjo más de 26.000 toneladas de semillas, la mitad de las cuales se procesaron con la nueva maquinaria.     

A la carta

Las actuales aplicaciones de semillas han optimizado en gran medida la agricultura cerealista en América. Además de ayudar a los agricultores a proteger las semillas de cereal desde el principio de la década de 1960, Bayer también ofrece en los EE. UU. una amplia gama de productos y servicios. Un ejemplo es el sistema a la carta On Demand, que permite a los operadores seleccionar a través de una intuitiva pantalla táctil diversas recetas preprogramadas.

Los barriles cargados con los productos químicos a granel configuran un sistema cerrado que evita tener que mezclar manualmente la lechada y ayuda a asegurarse de que los productos de SeedGrowth se apliquen con mayor precisión y de acuerdo con el tamaño y peso de la semilla.

Los agricultores aprecian el recibir semillas tratadas comercialmente. «¡Es un punto tan importante…! –exclama Ron Meece, un agricultor de Illinois (EE. UU.), en el corazón del cinturón cerealista de Estados Unidos–. Simplemente se echa la semilla tratada en la plantadora y allá vamos, sin preocuparnos de nada más. Es un alivio saber que tienes a todos esos insectos de ahí fuera bajo control. Y además seguimos siendo respetuosos con el medio ambiente.» Su compañero Gary Luth, también agricultor de Illinois, lo confirma: «Quiero que la gente sepa que estamos aquí fuera intentando cuidar de nuestras tierras lo mejor que podemos y que las cultivamos de la manera más segura y con los mejores cultivos.»

Mirando a un futuro más lejano, Jennifer Riggs, desarrolladora de producto de Bayer, vaticina una nueva dimensión en el paisaje del tratamiento de semillas: «En las próximas décadas nuestro planeta tiene que alimentar a una población en constante crecimiento. Necesitaremos plantas que produzcan unas cosechas fiables en las condiciones más difíciles.

Las compañías de semillas desarrollarán rasgos para situaciones de estrés abiótico, como la tolerancia a la sequía. Y nosotros desarrollaremos nuevos productos para asociarlos a estos rasgos, mejorar la tolerancia de las plantas al estrés y asegurarnos de que sacamos el máximo partido de la tierra cultivable.»

 

Cien años de innovación en SeedGrowth

  

Durante siglos, una enfermedad desconocida teñía de negro año tras año los campos de cereales. Causaba hambrunas y pobreza en toda Europa y en muchas otras partes del mundo.

En 1914, Bayer lanzó al mercado el tratamiento de semillas líquido Uspulun para combatir este patógeno fúngico. Es infrecuente que un solo producto sea el punto de partida de toda una industria, pero esta solución allanó el camino de una historia agrícola de éxito: el moderno tratamiento de semillas.

En 2014, cien años más tarde, Bayer CropScience funda la marca Bayer SeedGrowth™ para impulsar un sistema de aplicaciones sobre semilla totalmente integrado. En el transcurso de este siglo, las innovaciones de Bayer han beneficiado a toda la cadena de valor del tratamiento de semillas y cambiaron para mejor el mundo de la agricultura.


Copyright © Bayer CropScience