viernes, mayo 27, 2016

Empezó a llover y usted está preparado?

La Gota se forma notoriamente en el tejido infectado de ambas caras de las hojas (más en la cara inferior) y también en los tallos cuando ocurre humedad relativa superior al 90% o bien por lluvia, neblina o rocío persistentes

Como usted sabe, la Gota (Phytophthora infestans) es uno de los problemas que más afectan la producción y el rendimiento en las cosechas de varios cultivos entre ellos La Papa.

Las principales condiciones para que se presente esta enfermedad en su cultivo de Papa son:

  1. Que el hongo esté presente en el aire que proviene de cultivos que tengan Gota.
  2. Rastros de plantas infectadas dejados en el campo de cosechas anteriores, incluyendo tubérculos que dan lugar a plantas voluntarias (toyas).
  3. Bajo condiciones ambientales favorables para el desarrollo de la enfermedad, como el que estamos viviendo: es decir, lluvias o de riego aéreo, equipos de protección e inclusive por animales, hasta aterrizar en hojas sanas iniciando un ciclo primario de infecciones que causan “manchas” o lesiones y a partir de las cuales se producen nuevas esporas que constituirán el inóculo secundario responsable de iniciar un nuevo ciclo infeccioso secundario dentro del mismo campo donde es producido.

La Gota se forma notoriamente en el tejido infectado de ambas caras de las hojas (más en la cara inferior) y también en los tallos cuando ocurre humedad relativa superior al 90% o bien por lluvia, neblina o rocío persistentes (especialmente) por un mínimo de 8-10 hojas acompañadas de temperaturas bajas a moderadas (18-26°C). lo cual explica porque se aumenta esta enfermedad en las noches con alta humedad ambiental o también después de periodos prolongados de lluvia.

Es decir, que para que esta enfermedad se dé severamente, se deben presentar las siguientes características:

  • Temperaturas nocturnas entre 10 – 15°C pero no inferiores a 8°C (esto favorece infecciones múltiples por zoosporas).
  • Temperaturas diurnas de alrededor de 15 – 22°C por varios días consecutivos (facilita el crecimiento del organismo en el interior del tejido, el desarrollo de las lesiones y la producción de esporangios).
  • Humedad persistente sobre las hojas de seis o más horas, particularmente durante la mayor parte de la noche (favorecen la germinación y penetración del patógeno, provocando nuevas infecciones).

Fuente: FHIA - USAID

Copyright © Bayer CropScience