lunes, julio 9, 2018

Las 5 claves de éxito en el cultivo de la papa

¡Ser eficientes, rentables y sostenibles en el cultivo de papa en Colombia es posible! Por eso hoy les compartimos cinco consejos clave para tener cosechas más productivas. En Bayer le apostamos a una agricultura moderna con productos innovadores y soluciones a la medida de los agricultores.

Por Juan Francisco Berdugo*

Ingeniero Agrícola Universidad Nacional de Colombia y Agrónomo UNAD

La papa es uno de los cultivos más importantes de Colombia con un consumo per cápita de 57Kg/persona/año. El 93% de la producción del país se destina a consumo en fresco y el 7% a procesamiento industrial. Las variedades más sembradas son Pastusa Superior, Parda Pastusa, Diacol Capiro (R-12), Única, Rubí y Criolla.

Lograr el mejor precio posible en plaza depende de varios aspectos fundamentales como, la época de siembra, la calidad del producto cosechado y el más importante, la relación entre la oferta y la demanda, sin embargo, como este último aspecto no depende propiamente de los agricultores, para lograr incrementar la rentabilidad en el cultivo de papa es necesario optimizar los recursos y aumentar el potencial productivo por hectárea y para lograr esto, les recomendamos tener en cuenta las siguientes 5 claves de éxito:

1. Calidad de la semilla:

Usen siempre semilla certificada, la cual conserva las características y permite expresar el máximo potencial productivo de cada variedad. En Colombia existen varios productores de semilla certificada regulados y registrados ante el ICA. Para identificar una semilla certificada se debe observar el marbete, allí se encuentra el nombre del productor, el lote donde se cosechó, la especie,  la variedad y la fecha de cosecha. Una semilla certificada debe tener entre 4 y 5 brotes y un tamaño aproximado de 4 a 8 cms;  se recomienda tener como mínimo 20 tallos por metro cuadrado, es decir 200.000 tallos por hectárea, los cuales pueden llegar a producir 800.000 tubérculos y una producción de hasta 80 toneladas por hectárea.

 El potencial productivo y el rápido establecimiento del cultivo tienen que ver con la edad fisiológica de la semilla en el momento de sembrar. La temperatura durante el almacenamiento de la semilla es clave para controlar el envejecimiento fisiológico; si se sube la temperatura de almacenamiento por encima de los 4°C se provoca una ruptura en la dormancia e inicia el crecimiento de brotes.

2. Labores culturales:

Estas labores son fundamentales para garantizar una óptima producción y calidad; en el caso del cultivo de papa se realizan tres labores:

  • La siembra garantiza el número de plantas por hectárea, aproximadamente 25.000 plantas, lo cual se consigue sembrando a una distancia entre plantas de 35 - 45 cm y entre surcos de 80 cm a 1 m; siempre se debe hacer una desinfección de la semilla en la siembra, para controlar plagas y enfermedades que limitan la producción. Al momento de sembrar, la semilla debe tener brotes de máximo 2 cm de largo. La densidad de siembra depende del propósito productivo (semilla o cultivo comercial).
  • La desyerba y el aporque son actividades en las cuales se adiciona una porción de suelo a la base de la planta con el fin de estimular tuberización, mejorar el anclaje y el desarrollo de raíces y controlar malezas y plagas; de esta manera ademas se facilita la toma de nutrientes. Realizar un aporque alto disminuye la incidencia de Gusano Blanco y de Polilla Guatemalteca.

    

3. Condiciones de clima y de suelo:

Las condiciones ideales para la producción del cultivo de la papa son suelos sueltos y profundos, con altos contenidos de materia orgánica y buena permeabilidad.

Las condiciones climáticas óptimas para el desarrollo del cultivo son temperaturas entre 12° y 20°C, una altitud superior a 2.200 m.s.n.m. y una precipitación bien distribuida a lo largo del ciclo productivo con ocurrencia en los momentos claves del cultivo como germinación, desyerba y floración. La zona central del país está marcada por precipitaciones pluviales en el primer semestre del año (entre marzo y finales de mayo), lo que hace que las siembras se realicen entre enero y febrero. En ese periodo se obtiene entre el 55% y el 60% de la producción de papa en el país. Para el segundo semestre las siembras se realizan entre julio y agosto, en aras de aprovechar el segundo periodo de lluvia, que inicia a finales de septiembre y termina a finales de noviembre.

Fluctuaciones en la humedad del suelo producirán un llenado no uniforme, tubérculos con malformaciones o con grietas. Una variación de sólo 10% en la humedad del suelo puede ser crítica. Por esa razón es necesario contar con sistema de riego o sincronizar las siembras con la aparición de las primeras lluvias, para favorecer la germinación homogénea del cultivo. 

La papa potencializa su producción en suelos con pH de 5,5 a 7,0 con baja salinidad. En la práctica se cultivan papas en suelos con pHs entre 4,5 a 8,5 que generan retos para la disponibilidad de ciertos nutrientes. PHs extremos se deben ajustar, por ejemplo en condiciones de pHs por encima de 7,5 donde la disponibilidad de nutrientes -sobre todo fósforo y micronutrientes- se reducen a pesar de que las cantidades totales de estos elementos en el suelo sean adecuadas. La práctica del encalado mejora la situación de pHs bajos y se debe hacer por lo menos 6 meses antes de sembrar.

4. Nutrición del cultivo:

Ya hemos visto que uno de los factores claves en el cultivo de papa es la cantidad de tubérculos por área, el tamaño y peso de estos. Lograr un incremento en la producción, el tamaño y el peso de los tubérculos se consigue potenciando y manteniendo el área foliar verde; para conseguirlo es importante contar con un programa de nutrición vegetal que provea macro y micronutrientes para optimizar estos factores.

 

Antes de la siembra es recomendable realizar un análisis de suelo con el fin de determinar la cantidad de nutrientes disponibles para la planta y generar un plan de fertilización balanceado y eficiente con en el que se suplan los requerimiento mínimos y se logre el incremento en la producción y cosechas de alta calidad en términos de peso y tamaño.

 

Es necesario aplicar los nutrientes en la zona de absorción de las raíces y programar la aplicación para que coincida con las etapas de desarrollo del cultivo: primero se realiza la fertilización en el momento de la siembra sobre el surco, así se logra que cuando la semilla empiece el proceso de emisión de raíces encuentre disponibles los nutrientes en el suelo. El segundo momento es antes de la primera atierrada o desyerba.

 

El cultivo de papa es exigente en Nitrógeno (N) y Potasio (K), puede consumir 50% más Potasio que Nitrógeno. Para tener una producción aproximada de 40 ton/ha de papa, el requerimiento nutricional del cultivo en Kg/ha es de:

  • N 175
  • P2O5 80
  • K2O 310
  • CaO 60
  • MgO 50
  • S 20
  • B 2
  • Zn 0,8

A pesar de que las cantidades de micronutrientes requeridas sean muy pequeñas, es importante tener un equilibrio correcto para tener buena calidad en la producción del cultivo. Para tener altos rendimientos, es importante incluir micronutrientes en la nutrición, especialmente Boro, Cobre, Manganeso y Zinc.

  

5. Manejo y control de plagas y enfermedades limitantes:

 

Las principales plagas que atacan el cultivo y limitan la calidad del tubérculo son el Gusano Blanco y la Polilla Guatemalteca, cuyas larvas generan perforaciones. Para el control de Gusano Blanco Bayer ofrece productos como Alsystin, Connect y Regent; y contra Polilla Guatemalteca Alsystin, Dinastia y Larvin.

La enfermedad más limitante en el cultivo de la papa es la Phytophthora Infestants o gota, que se alimenta de las sustancias producidas por las hojas, generando la pérdida de las estructuras encargadas de la fotosíntesis y la disminución en la producción. Para el control de esta enfermedad Bayer ofrece Antracol  (para la temporada cálida o de verano) y Fitoraz , Trivia e Infinito (productos curativos).

En los últimos años viene cobrando importancia por las pérdidas económicas que causa, la enfermedad Rhizoctinia Solani. Su presencia limita la producción por hectárea y demerita la calidad de los tubérculos; contra esta problemática Bayer lanzó este año Emesto Prime, la más reciente innovación en el control de Rhizoctonia, su aplicación en el momento de la siembra asegura la sanidad del producto cosechado y el potencial productivo.

Nos enorgullece decir que para el control de plagas y enfermedades en el cultivo de papa, Bayer ofrece el mejor portafolio de productos del mercado.

¡Esperamos que encuentren muy útil esta guía y 5 claves del éxito en el cultivo de papa! Si tienen dudas, escríbannos o llámennos a las líneas de Bayer en Colombia:

Correo electrónico: contacto.bayerandina@bayer.com

Línea telefónica: 018000-122937

Copyright © Bayer CropScience